HUELGA FEMINISTA

miércoles, 3 de agosto de 2016

Luis Britto: "Venezuela tiene unas inmensas reservas de hidrocarburos y las grandes potencias anhelan ponerle mano"

La derecha piensa que se puede tomar el poder por un golpe de Estado y de una intervención extranjera, por desórdenes creados en gran parte por paramilitares importados.

La embajada de Venezuela junto al Ayuntamiento de Cádiz organizaron los pasados 14 y 15 de julio los actos de homenaje a los 200 años de la muerte del General Miranda en esta ciudad andaluza. Por este importante acontecimiento el intelectual y escritor Luis Britto, compañero de la Red de Intelectuales en Defensa de La Humanidad, impartió una conferencia sobre el general Miranda. Antes de esa brillante conferencia conversó con Joaquín Recio, de la editorial Atrapasueños, para Mundo Obrero.

Joaquín: Luís, estamos en una ciudad que creo que ya conoces de otra ocasión. Para tu información, hace poco incluso se declaró el VII Premio Libertad Cortes de Cádiz a los políticos venezolanos Leopoldo López, María Corina Machado Parisca y Antonio Ledezma Díaz. Eso fue una maniobra de los grupos de derecha de la ciudad que consiguieron con mayoría sacar ese premio. Ese contexto es el que visitas, porque España lidera una afrenta mediática contra el proceso bolivariano, pero han pasado cosas, desde este premio que fue en el mes de febrero de este año hasta hoy han sucedido cosas importantes. Que nosotros desde acá hemos querido ver pero no nos lo han puesto en los telediarios. Por ejemplo ¿Creemos que hay un antes y un después de la Carta Democrática? ¿Crees que hay un antes y un después de esa formulación de Luís Almagro que se pidió en la OEA?

Luis: Bueno, mira, la Organización de Estados Americanos es una continuación del llamado Panamericano que fundó Estados Unidos a finales del siglo XIX con el objetivo de tener una organización interamericana bajo su control. La sede está en Washington y es el mismo viejo edificio de la Unión Panamericana y en 1948 la Organización de Estados Americanos lo que ha hecho fundamentalmente ha sido legitimar todas las intervenciones por la fuerza que ha realizado Estados Unidos en América Latina, un ejemplo, la intervención en Nicaragua, la intervención en Panamá, la intervención en Honduras... No ha habido intervenciones contra las peores dictaduras, por ejemplo la de Somoza que fueron siempre apoyadas por Estados Unidos. No tiene nada raro que exista una campaña contra Venezuela por parte de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y por parte de la OEA. Han creado ellos mismos, la Comisión Interamericana, una categoría, una cuarta categoría contra Venezuela, en la cual solo está Venezuela como violadora de los Derechos Humanos. Hay países que tienen 50.000 desaparecidos en pocos años, 4 millones y medio de desplazados por la fuerza brutal en más o menos un tiempo equivalente y no son mencionados en esa categoría única, únicamente está Venezuela. ¡Ah! Y estaba Haití que es un país ocupado por Estados Unidos. Uno puede plantear que la burocracia de esa organización es usualmente fiel a los dictados de los Estados Unidos que paga como el 80% de su presupuesto. Las naciones agregadas a la OEA, casi no cuenta su voz allí.

En un encuentro hace varios años, le formularon una gran cantidad de observaciones críticas a la OEA, la OEA no ha cogido ninguna de ellas. Y entonces la actitud de Almagro señala un poco la prepotencia de la burocracia de esta organización. No me refiero a los países que tienen representación en ella. Almagro como presidente de la asamblea debe meramente organizar los debates en ella. Pero es un presidente que propone agendas que a pesar que la mayoría no quiere que se debata, en el caso de Venezuela como caso crítico, intenta imponer su agenda, en dos oportunidades le niegan eso y de todos modos lee un informe contra Venezuela. Evidentemente es un presidente que está lejos del espíritu de una organización. Una organización debe más o menos compartir los criterios de sus miembros y no el criterio de un presidente, que por cierto ha sido deslegitimado por una carta del que fue su presidente Pepe Mujica, que dijo "lamentablemente eligió un camino en el cual no le sigo, no le acompaño, allá tú con tu conciencia".

Entonces se trata de que en la OEA, Luis Almagro está intentando aplicar la famosa Carta Democrática, que fue en realidad hecha para atacar a los gobiernos progresistas de América Latina. Un ejemplo de esto es el siguiente: La mañana en que se iba a dar el Golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra Chávez, aparece el embajador de Estados Unidos en Venezuela de aquella época Shapiro, declarando que Venezuela está fuera de la Carta Democrática en la OEA. Es decir, estaba legitimando el Golpe de Estado que se iba a dar horas después de una vez invocado el descrédito de la Carta de la OEA. Ahora ¿qué dice la carta de la OEA? Dice que en el caso que exista una grave ruptura del orden constitucional, a petición del Gobierno la Asamblea de la OEA podrá considerar el caso y tomar las medidas pertinentes, las medidas pertinentes no pasan de excluir al país de la organización, excluirlo temporalmente no expulsarlo. No hay en Venezuela una ruptura al orden constitucional ya que sigue funcionando perfectamente, no hay una crisis de ninguna índole, hay dificultad económica, como la que atraviesa todo el planeta actualmente con la gran crisis capitalista y en dos oportunidades la Asamblea en la OEA estaba de acuerdo con estos principios, simplemente ha dicho que la situación en Venezuela es propicia al diálogo, cosa que no viola los derechos de nadie y que es válido para cualquier país del mundo. Pero Almagro sigue empeñado en utilizar esto porque una declaratoria en ese caso, aunque no está en la carta de la OEA, ni en la carta Interamericana de los Derechos Humanos, ni en la llamada Carta Democrática, podría legitimar una intervención externa. ¿Y por qué una intervención externa? Porque en Venezuela está la quinta parte de todas las reservas de hidrocarburos del mundo. Es un pastel demasiado delicioso.

Lo que está en la OEA es una especie de tribunal de los fariseos, me refiero de nuevo a la burocracia, intentando crear una causa sin fundamento, contra un país para legitimar una intervención armada que lo destruya.

Joaquín: En ese sentido la derecha lo quiere todo. ¿Qué ha aprendido esa derecha de la izquierda?

Luis: Mira, hay una frase que le aplicaron a los borbones en España, es extraordinaria. "Es que estos borbones no han olvidado ni han aprendido nada". La derecha venezolana tampoco ha olvidado nada, ella sigue con sus intentos de revancha, pero tampoco ha aprendido nada, ella debe haber aprendido que las políticas neoliberales le costaron el poder, que las masacres que ejecutó en función de estas políticas neoliberales le costaron la desafección del pueblo y que el bolivarianismo ha triunfado como en 18 o 17 procesos electorales, bueno son tantos que ya he perdido la cuenta. Aplicando justicia en la redistribución del ingreso público y de lo que se llamaría inversión social, en Venezuela en promedio durante estos últimos 16 o 17 años ha sido de un 60% de todo el gasto público. La derecha no ha aprendido eso, entonces piensa que se puede tomar el poder por un golpe de Estado y de una intervención extranjera, por desórdenes creados en gran parte por paramilitares importados, bueno, entonces no han aprendido demasiado.

Últimamente sí es cierto que ha sido el bolivarianismo el primero en reconocerlo a través del Consejo Nacional Electoral, obtuvieron una importante victoria en el poder legislativo que le fue reconocida de inmediato, pero la derecha considera que esa mayoría incidental que tienen en el poder legislativo le da derechos para gobernar todo el país y resulta que en Venezuela hay 5 poderes y hay un sistema de equilibrios de los poderes. Tener una mayoría en el poder legislativo no les da derecho a acabar con los demás poderes del Estados, actualmente el debate político que hay en Venezuela es ese.

Joaquín: ¿Cómo se vive allá la telenovela de los políticos o expolíticos españoles preocupados por Venezuela que van allí como comandantes de la libertad?

Luis: la verdad, yo creo que a gran parte de la gente no le afecta, y otra parte de la gente se pregunta: "Bueno, España no tendrá problemas". Por ejemplo, Venezuela desde 1821 sacó todas las tropas extranjeras de su territorio trás la batalla de Carabobo. ¿No es Europa un continente ocupado por una organización llamada OTAN, no hay contingentes extranjeros situados en gran parte de los países de Europa, no hay problemas en cuanto al desempleo, al acceso a los estudios superiores, a la cantidad de gente que no puede pagar las cuotas usurarias que le deben a las organizaciones financieras y que los ponen en la calle? Ahí no se ven problemas. Imagino yo que son los españoles los que deberían decidir sobre ellos, pero veo que los políticos españoles en vez de resolver los problemas de España, muchos de ellos se dedican a tratar de resolver los de Venezuela sobre los cuales no saben gran cosa.

Joaquín: ¿Qué papel juegan los intelectuales venezolanos?

Luis: Mira, eso requiere una respuesta cualificada. Tuvimos en Venezuela la fortuna a partir de los años 60 del siglo pasado de que casi toda la intelectualidad era de izquierda, en literatura, ensayo crítico, plástica, poesía, narrativa de ficción, teatro... prácticamente hubo una intelectualidad que hizo un movimiento de contracultura sumamente poderoso. El fracaso final de la lucha armada que finalizó en los años 60, terminó desfalleciendo en los 80, vino a determinar que de estos intelectuales claudicaron algunos de ellos. Pero, de todos modos, a mi me da la impresión de que la mayoría de la intelectualidad venezolana, y te diría que quizás los más brillantes están con el proceso revolucionario, es decir son progresistas, eso no quiere decir que la derecha no tenga nombres ilustres, respetables. Yo diría que la mayoría están con el proceso revolucionario. Unos están o estamos organizados en diversos grupos como la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad, otros de una manera enteramente informal. Yo desde muchacho logré tener acceso a los medios de comunicación, he defendido la actuación progresista y lo sigo haciendo, lo he hecho curiosamente siempre en medios privados, yo actualmente no colaboro en ningún medio público. Hay un periódico de mayor circulación haciendo la cortesía de permitirme publicar allí, siempre mantengo una defensa de los logros del bolivarianismo, cuando hay cosas que criticar pues las critico.

Joaquín: desde la independencia que te ha dado tu carácter.

Luis: eso es magnífico y más para la audiencia, yo no tengo militancia política. Fui marxista, pretendo y quiero seguirlo siendo el resto de mi vida, no tengo cargo público salvo un cargo honorífico, en el Consejo de Estado. Pero en un Consejo de Estado que se reúne muy de cuando en cuando y eso no reporta un centavo y a veces he tenido condiciones muy críticas incluso contra el propio Gobierno en el caso de Chávez cuando hicieron la deportación de aquel periodista, Becerra, yo dije que en Venezuela no cabía la deportación por supuesto delito político. Entonces le fueron a decir a Chávez: "mire el periodista está diciendo esto", y entonces Chávez dijo "Bueno, pero es que en Venezuela hay libertad de expresión", pero: "mire un miembro del Consejo está diciendo..." y Chávez dijo: "Pero es que en Venezuela hay libertad de expresión" de modo que yo podía decir lo que me pareciera, una cosa crítica que estaba en disonancia con el presidente, pero la Constitución era sumamente clara, entonces te da un poco las ideas de a veces desavenencias cordiales que tengo con algunos elementos, muy a mi pesar pero cuando es necesario tienes que mantener esas desavenencias.

Joaquín: Y para terminar Luís:¿Crees que se parará este movimiento tan intenso mediáticamente contra Venezuela, tanto dentro como fuera? ¿Crees que va a haber algún momento en el que tú calculas que pare por alguna razón?

Luis: No, ese movimiento no se parará mientras exista un gobierno en Venezuela nacionalista. No te estoy hablando ni siquiera de progresista. ¿Cuál es el motivo de esa intensificada atención sobre Venezuela? Atención que repito que no se le presta a países en los que hay 50.000 desaparecidos en 5 años...etc. Que Venezuela tiene unas inmensas reservas de hidrocarburos, es el país que más reservas tiene como país y que las grandes potencias anhelan ponerle mano a esas reservas y acabar con la industria nacional que las administra. Si llega un gobierno de derechas inmediatamente privatizará el petróleo de Venezuela, venderá la industria petrolera, desde entonces Venezuela será un paraíso para los medios de comunicación internacionales, suceda lo que suceda, haya allí desaparecidos, haya desempleados, haya hambrientos, haya carencias en educación...etc. Mientras Venezuela siga manteniendo su soberanía sobre sus recursos naturales y además se atreva a tener una inversión social favorable al pueblo, seguirá esta campaña. Yo creo que es oportuno aquí señalar algunos datos: uno de cada tres venezolanos es tertuliano, uno de cada 9 está en educación superior, estamos como en quinto lugar en el mundo en matrículas universitarias, prácticamente todos estos estudios son en instituciones gratuitas, el bolivarianismo ha creado como en 17 o 18 años 16 nuevas universidades, todas gratuitas para cubrir la matrícula, pasamos el nivel de desarrollo bajo del siglo pasado al nivel de desarrollo humano medio y al nivel de desarrollo alto, somos el país con menor desigualdad social de la América capitalista, según el índice de Gini, que lo controla Estados Unidos. Bueno, entonces, son una cantidad de logros, sumamente notables, mientras el Gobierno siga aplicando sus esfuerzos en favorecer políticas sociales se encuentra con el disgusto de los medios de comunicación nacionales e internacionales. Eso por otra parte prueba la absoluta libertad de expresión que hay en Venezuela. En Venezuela llegas a cualquier kiosco de periódicos y encuentras en primera plana las acusaciones más descabelladas contra todas las ramas del Gobierno y contra sus personas. Y entre otras dicen que en Venezuela no hay libertad de expresión, lo que es una paradoja: tú no puedes publicar en un sitio donde no haya libertad de expresión una primera plana que diga que no hay libertad de expresión. Eso sucede constantemente en Venezuela.


No hay comentarios:

Publicar un comentario